Blogia
el blog de placido :-)

“Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza”, Donna Haraway, comentario de los capítulos 1, 2 y 3

“Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza”, Donna Haraway, comentario de los capítulos 1, 2 y 3

El comentario de este libro va dirigido a mis compañeras en el Master de Igualdad entre Mujeres y Hombres de la UPV/EHU, y a cualquier lectora o lector interesado en el tema y con conocimientos básicos o escasos sobre teoría feminista. Lo digo porque me ha pasado en otras ocasiones el comentar libros, como por ejemplo los de Anne Rice, y que lector@s más enterad@s que yo me echen la bronca por lo simple de mis afirmaciones. Ya sabemos que cada lector/a construye el libro con su lectura, que no hay dos lecturas iguales, y que lo que yo encuentro en el libro puede ser terriblemente limitado. De modo que, hecha la aclaración, os resumiré lo que yo, con mi inteligencia de maketa, he logrado entender.

Y es que no estamos ante un libro precisamente fácil, sobre todo si no se tienen unos conocimientos básicos sobre filosofía o teoría feminista. Palabras como posmodernidad, ontología, epistemología, o sociobiología aparecen constantemente en un texto muy metafórico, casi poético, que a mi se me antojaba como un paseo en 4x4 por un terreno pedregoso.

Incluso Jorge Arditi, autor del primer capítulo del texto introductorio, reconoce sus dificultades y prejuicios a la hora de enfrentarse al texto de Haraway: “Debo confesar que mi primera reacción al leer a Haraway fue inequívocamente negativa. Siendo blanco, hombre, de clase media, me sentía ofendido por su ira contra el Hombre Blanco, desanimado por lo que inicialmente me pareció un lenguaje excesiva e innecesariamente oscuro, y confrontado con la fuerza de su voz política, que equivocadamente tomé por arrogancia.”

Así que yo no me preocupo, porque Encarni, una de nuestras profesoras del master que además es científica (la obra habla mucho de ciencia y de mujeres en la ciencia), decía que no había entendido casi nada.

Primera parte: Lecturas contrapuestas: Naturalezas narrativas

En el primer capítulo, titulado “La empresa biológica: sexo, mente y beneficios, de la ingeniería humana a la sociobiología”, Haraway hace un repaso de la evolución de la ciencia biológica en el siglo XX para mostrarnos las enormes transformaciones que se han dado en la manera de estudiar la vida (de organismos a genes, de psicobiología a sociobiología). Para ello se centra en la primatología, ciencia que tuvo un extraordinario desarrollo durante el siglo XX gracias a las generosas donaciones de grandes corporaciones norteamericanas, que pensaban que estudiando el comportamiento de los primates podrían hacerse con instrumentos de control eficaces sobre grandes grupos humanos.

En este primer capítulo ya entramos en contacto con el lenguaje irónico y metafórico de Haraway: “Yerkes trabajó para establecer la utilidad de los primates en la interpretación de los seres humanos dentro del capitalismo corporativo científicamente gestionado que se llama naturaleza.” Mediante esta ironía la autora nos advierte de que nuestro concepto de naturaleza es una construcción, primera de las advertencias que harán saltar por los aires algunos de los conceptos que teníamos hasta ahora sobre la ciencia y la naturaleza: “La naturaleza ha sido construida sistemáticamente en términos de máquina capitalista y mercado.”

Porque una de las cosas que pretende hacer la autora, y sobre todo en este capítulo, es desmitificar la ciencia o las historias científicas (el nuevo Dios surgido de la Ilustración), y mostrar sus íntimas conexiones con el poder. Así, nos explica cómo Yerkes, que estudiaba el comportamiento de los primates financiado por la Fundación Rockefeller, “se planteaba la naturaleza y la sociedad en términos de gestión capitalista”, es decir, que concebía la naturaleza “como una categoría que facilita la remodelación de los objetos naturales, incluida la sociedad.”

Sus investigaciones tenían consecuencias para decidir qué era lo que se consideraba una persona sana y madura, con consecuencias, por ejemplo en las “pruebas de inteligencia destinadas a los reclutas, cuyos resultados fueron frecuentemente utilizados para limitar la inmigración y para otros fines racistas.”

En este y en los dos capítulos siguientes, Haraway nos mostrará los dudosos métodos de Yerkes (psicobiología), Wilson y Washburn (sociobiología), en el estudio de los primates. Ellos trataron de demostrar que los comportamientos de dominación por parte de los machos eran algo natural en las manadas, y por lo tanto, entre los seres humanos. “El razonamiento sociobiológico aplicado a las sociedades humanas se desliza fácilmente hacia la fácil naturalización de la segregación en el empleo, de las jerarquías de dominancia, del chauvinismo racial y de la “necesidad” de dominación en las sociedades basadas en el sexo para controlar los aspectos más indecentes de la competición genética.” (pág.109)

Si nos preguntan qué imagen tenemos de una manada de monos, ¿qué nos vendría a la cabeza? Y si imagináramos a grupos humanos de hace 5000 años, ¿qué vemos? ¿Hombres cazando, tal vez? ¿Monos machos haciendo valer su poder sobre hembras y crías? Todo esto se lo debemos a esos científicos norteamericanos.

En el capítulo 3, “La pugna por la naturaleza primate: las hijas del hombre-cazador, 1960-1980”, Haraway explica cómo las “hijas” científicas de los primatólogos más importantes del siglo XX (las discípulas o estudiantes de Washburn, último de los científicos estudiados), subvierten los métodos de estudio sobre los primates para escribir historias diferentes sobre el origen y la vida primate. Porque nos habían contado que la evolución humana tuvo mucho que ver con la caza, especialidad que se consideró masculina. Esa es la imagen que se nos ha quedado a much@s en el inconsciente, y resulta que no es del todo verdadera (la alimentación no dependía sólo de la caza, que se realizaba muy de vez en cuando; el mayor avance vino de la mano de la recolección y de la agricultura, inventada por las mujeres). Se ponen en duda los métodos de observación, los supuestamente infalibles “experimentos”: “Al final, el género es una condición inexcusable de la observación. Como la clase, la raza y la nación.” (pág 177).

Las científicas pues, han entrado en la lucha de discursos sobre los primates para hacer valer su voz: “…las estrategias retóricas y la pugna por establecer los términos del discurso son decisivas en las luchas feministas en el campo de las ciencias naturales”, porque “ser autora es poseer el poder de engendrar, de nombrar.” Frente a algunas feministas “anticientíficas”, que consideran que las manifestaciones científicas no son más que “ficciones históricas convertidas en hechos mediante el ejercicio del poder”, Haraway defiende una verdadera ciencia feminista, que no sea dominadora ni totalizadora y que, consciente de su responsabilidad, tenga algo nuevo decir en la relación entre conocimiento y poder.

El problema es que “las feministas han heredado nuestra historia (o el conocimiento) a través de una voz patriarcal”, y por ello saben “que el poder de nombrar algo es el poder de objetificar, de totalizar.” Algunas voces, como la de Sandra Harding, apuntan a que las mujeres, por nuestra situación histórica y porque no tenemos nada que ocultar (no pretendemos dominar a los hombres, a pesar de que algunos estén convencidos de ello), podemos llegar a una teoría de la objetividad que logre que sujeto y objeto cohabiten sin la dominación amo-esclavo. Aunque Haraway no parece tan convencida, y más tarde nos dará su propia solución a este problema. Porque, de hecho, las feministas ya han hecho uso de ese poder de nombrar, y también de totalizar. De eso se ocupará en parte en los siguientes capítulos. De momento nos da este adelanto de lo que para ella debe ser el feminismo: “El feminismo es, en parte, un proyecto para la reconstrucción de la vida pública y de los significados públicos. Es, por tanto, una búsqueda de nuevas historias y de un lenguaje que nombre una nueva visión de posibilidades y de límites.” (pág.134)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

ugg classic short -

luckily to enter your blog and read your article. I have lots of feeling after sharing your blog. Of course, i also welcome you can come to my website.
Good luck! Thank you!

placi -

Amidala, guapa! Lo del articulo de Anne Rice no lo decía por ti, sino por algunos comentarios que me han llegado más tarde, diciendo que no habia entendido nada :P
Respecto al otro tema, estoy de acuerdo en que nuestros sueños también son, muchas veces, impuestos; me acuerdo por ejemplo cuando era pequeña y me imaginaba a mi misma de mayor con un marido en plan el panadero de Barrio Sesamo y much@s niñ@s! Nunca lo había pensado y me parece muy interesante.
Y sobre las Barbies, no creo que Matilde se refiera sólo al prototipo de rubia operada y super-excesiva; Barbies las hay de muchos tipos y en todas partes. Para mi cualquier mujer que dedique un tiempo excesivo a su aspecto físico es una Barbie en potencia, y a los hombres os han enseñado a desear a ese tipo de mujer, en lugar de ver en nosotras a personas, individualidades y seres libres de los que te enamoras.
Este finde intentaré colgar la segunda parte del resumen del libro.
Besos a tod@s y gracias por los comentarios! :*****

amidala -

Pues a mi me gustan las barbies ;-P Como ahora dice Madonna, debo ser un hombre homosexual atrapado en cuerpo de mujer (esa frase es mia, pense...hace mucho tiempo que la dije yo..) Bueno, al escrito: No he terminado de leerlo, pero denoto al principio cierta agresividad contra alguna que otra lectora de Anne Rice que dijo algo, en algun articulo...;-P Es broma.
¿los sueños son imágenes prefabricadas? No estoy de acuerdo. Quizás un afan de consumismo, posesion, de cosas innecesarias, pero no los sueños.

hector -

Y no tengo nada contra los gays, ni mucho menos!!!!. pero les gusta algunos que les miren y para eso nada mejor que una barbie!!

hector -

Muy bien ainhoarteta muy mal matilde.
mal matilde porque a nosotros los hombres no nos gustan las barbies. las barbies suelen ir acompañadas de gays o de tios con mal gusto, kiyos con coche tunneasdo y esas cosas.
los tios en general preferimos otro tipo de mujer, ahí estás confundida.
bien por ainhoa porque tambien creo que los sueños sean si son imagenes prefabricadas.

Matilde Selavy -

es la historia de "indios y vakeros"...
o la de "medicos y enfermer@s"
...
me ha gustau ainhoalo de que los sueños son unreflejo de la s imagenes prefabricadas...
"los sueños deben ser nuestros"... ejeje
mola.!
entiendo por sueños, tb el deseo.. eso que nos hace que "nos gusten" las tias rubias tetonas... en plan Vigilant@ de la play@..."t imponen un Dios".. o diosa... mejor cybor como duiria LA HARAWAY!
txatxoooh!
es mu txungo discernir entre los que quieres y lo que debes querer.
la improvisacion y la deriva (in expectativas claras) como modo de vida. el error no es un crimen!

;D
em,
me kedo con la frase:

"menos barbies, mas barriguitas"!!!
ejjee..

ainhoaterca -

Si, yo también estoy de acuerdo en que el feminismo es "una búsqueda de nuevas historias y de un lenguaje que nombra una nueva visión de posibilidades y límites"...
El problema es cómo salir del laberinto, un laberinto que se me antoja cada vez más laberíntico. El otro día, en el Master de Igualdad, impartió clase por primera vez un chico, Xabier Odriozola, y nos habló de lo que él entiende por masculinidad. Según explicó, la carencia de los hombres es que no son capaces de sentir; entre la cabeza y el corazón solo ven el precipicio, una especie de bloqueo, de vacío sentimental. Está incapacidad para sentir es consecuencia de los roles que socialmente les han sido asignados por medio de la educación (el adoctrinamiento): por ejemplo la tele les educa para convertirse e rambo o robocop. Para empezar a sentir y liberarse así de sus ataduras y corazas tendrían que empezar a desprogramar lo aprendido. En cierta manera, nosotras también estamos en esa encrucijada, lo que ocurre es que tenemos cosas diferentes que desaprender. Y volvemos a la pregunta de antes: ¿Cómo se desprograma, cuál es la salida del laberinto? Hay quien dice que nos proraman por medio de los sueños. ¡Cuidado con lo que soñamos! Los sueños hoy son un reflejo de las imágenes prefabricadas y los sueños deben ser nuestros. Os deseo dulces sueños transgresores.

gatza. ! -

me han comentado que dispone ud de un texto radikal-interesante.
hablamos de ello, hay ya nueva propuesta editorial para 2006!

placida -

Muchas gracias a ti!!! (y a Matilde tb!) ;))))
y bienvenida!
beso*

esther (si, la del Blog de Loveof74) -

Hola Plácida, soy nueva en tu blog pero quería decirte que me parece interesantísimo todo lo que cuentas...creo que me voy a enganchar irremediablemente:)
qué suerte haberte encontrado...GRACIAS!!

Matilde Selavy -

m encanta: : “La naturaleza ha sido construida sistemáticamente en términos de máquina capitalista y mercado.”
y si kualquier panoli se mete contigo por feminista, remitele a esta url, y que lean la ultima frase del artikulo.. en negrita y cursiva aparece la solucion a cualquier conflicto dialectico..."es una busqueda de nuevas historias y de un lenguaje que nombre una nueva vision de posibilidades y limites"...
y al que no le guste eso, es que en un aburgesado conservador!
;D
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres