Blogia
el blog de placido :-)

La publicidad, esa contaminadora mental

La publicidad, esa contaminadora mental La publicidad ha formado parte de nuestra vida prácticamente desde nuestro nacimiento. Todos hemos sucumbido alguna vez a su poder de seducción: ¿quién no se ha emocionado con los anuncios de kas naranja pensando todo lo que iba a ligar en verano? Dices que no, pero la publicidad, muchas veces, te la crees. Quieres creertela. La publicidad tiene mala fama. En general, no nos gusta. Pero nosotros mismos hacemos publicidad de nuestras cosas, y también tenemos que publicitarnos o "vendernos", como se suele decir, para encontrar trabajo, para ligar...

La publicidad de las grandes marcas hace tiempo que dejó de alabar las excelencias del producto. Pensemos, por ejemplo, en la omnipresente coca-cola: ¿Habéis oído alguna vez que esté muy buena y fresquita? Y hace bastante tiempo, también, que la publicidad dejó de vender la imagen de las grandes marcas (¿para qué, si ya están en los museos de arte contemporáneo?). Ahora van mucho más allá: lo que quieren es crear una relación afectiva entre el consumidor y el producto. Lo que oyes. Los muy cabrones saben que tu relación de pareja puede durar 2, 5 o 10 años, pero que tu relación con coca-cola es para toda la vida (cariño, tengo celos del refresco). La mayoría de los anuncios que podemos ver ahora en la tele siguen esta corriente “afectiva”, por ejemplo Iberdrola y “la bombilla de tu cuarto”, BBVA y su empalagoso “adelante”, el chico de la coca-cola que consigue ablandar el corazón de un capitalista haciendo un alegato de su madre, o la señora que se corre de gusto en las estaciones de servicio Repsol, mientras el planeta se recalienta.

Lo más obsceno de la publicidad es cómo miente: la “energía verde”, que es una patraña, la mierda de bancos que te hacen creer que “pensamos en ti” con sus hipotecas, o los coches tan txatxis que matan. Peor es aún la publicidad institucional, las vergonzosas campañas del ministerio de medio ambiente del PP después del desastre del Prestige, o la igualmente vergonzosa campaña del consejero vasco de vivienda, alias “niño de san ildefonso”, javier madrazo, sobre la no-nata ley del suelo.

En Estados Unidos, la publicidad ha ocupado los espacios públicos de una forma que resulta agobiante para muchas personas. Por ello, desde los años 80’s, han surgido distintos movimientos anti-publicidad, que pretenden recuperar los espacios públicos cambiando los mensajes publicitarios por otros que inviten a pensar.

Lo vi hace tiempo en un reportaje de La 2: una chica, por ejemplo, colocaba pegatinas en el metro, en cajeros automáticos y pequeñas vallas publicitarias, alterando los mensajes, haciendo decir cosas a las figuras de los anuncios con bocadillos de cómic. Con algo tan simple como una pegatina, al menos conseguía arrancar sonrisas a la gente. En los cajeros ponía: “disfruta de tu deuda”, y cosas así.

Había otros tipos, organizados como una sociedad ultra-secreta (ni siquiera los miembros del grupo conocen las identidades de los otros), que hacía intervenciones en grandes vallas publicitarias. Realizaban reuniones secretas donde decidían sus objetivos, por ejemplo, una enorme valla en la autopista que va a Sillycon Valley, por donde pasan cada día unos 100.000 coches. Un objetivo ambicioso. Por la noche, y bajo el riesgo de ser detenidos, cambiaban el mensaje de la valla, creo que era un anuncio de Marlboro. Como muchos de los miembros de este grupo son artistas, hacían unas intervenciones super-curradas, y el resultado era increíble: parecía como si nadie hubiera tocado la valla, como si hubiera cambiado ella sola.

Otro tipo, imitando a los predicadores de televisión, se iba a los mega-stores de la Disney a predicar las grandes maldades de esta compañía, y cómo explotan a niños de otros países para fabricar sus irritantes productos. Había gente que le tomaba por loco e incluso intentaban pegarle. Otros, que no sabían que la Disney mata, tomaban la decisión de no consumir Disney nunca más.

La revista digital adbusters, “el periódico del ecologismo mental”, con sede en Vancouver (Canadá) está dedicada a joder la publi, y tiene seguidores en todo el mundo. Su fundador, el estoniano Kalle Lasn, dice: “necesitamos mentiras para vivir”. Lasn cree que el movimiento anticonsumo contra la “cultura embotellada” se diferencia del movimiento ecologista en que “ellos se centran en la contaminación física, pero lo que esencialmente nos preocupa a nosotros es la contaminación del medio ambiente mental por la publicidad.”

Parece que los “antipublis” se integrarían dentro de los movimientos de izquierda y antiglobalización, pero según Lasn “la izquierda” ya no puede definirse como tal. Según él, existen los “viejos lefties” y los “nuevos lefties”. Los viejos lefties “van a conferencias, escriben libros contra Bush, se enfadan entre ellos, hablan mucho, y ni siquiera son capaces de ganar unas elecciones”, asegura. “Están tan viejos y tan muertos que ni siquiera se actualizan a sí mismos. Nosotros, la gente de izquierda, estamos en un estado que da pena: realmente necesitamos juntar nuestras fuerzas y salir de nuestra vieja forma de pensar”. Un ejemplo de “viejo leftie” estadounidense sería, por ejemplo, Michael Moore.

Existen movimientos anti-publicidad en francia, suecia, noruega, japón... en Valencia, el grupo Arbeit está dedicado al “bricolaje crítico y la escritura negativa: desmontar los mensajes publicitarios para desvelar su fondo y su superficie ideológica.”

El movimiento RLC (recuperar las calles) organiza fiestas masivas en plan buenrrollista (zancos, fakires, payasos, músicos) como forma de recuperar los espacios públicos que nos han sido arrebatados por la publicidad y los coches. También hacen marchas ciclistas para parar el tráfico en las ciudades.

Para terminar, un poema anti-consumo extraído de la revista MLRS (manual de lecturas rápidas para la supervivencia):

R.I.P.

Cómprese una aspiradora, un maravilloso
televisor, una acción en tres
trasatlánticos, ropa marcada
y brillante; un ataúd para que
no le pille desprevenido, una esposa
diligente y sencilla, un auto
todoterreno, unas zapatillas nike
para la cinta transportadora, un
gran arbolito de plástico, una casa
prestadora de todos los conforts
conformistas, una hipotéca facilitadora,
el power ranger de moda y la barbie
trituradora. Un chalet en la playa si aún
le quedan fondos.

Ya puede vivir usted tranquilo. Duerma y descanse
que mañana le toca producir hasta el día
que liquidemos su cuenta por su lamentable pérdida.
Descanse en paz.

Emilio Corzo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Nike Shox Turbo -

Between grief and nothing I will take grief. (William Faulkner, American writer)

Jordan Flight 45 -

Your weblog is so cool that I like it pretty substantially. As anyone understands respect is by far the most essential amongst people's life. Only respect each other to get along properly and I believe that leaving one's opinion is often a behavior of respect.

Grupo Arbeit -

La publicidad es la sonrisa canibal del capitalismo posmoderno. Si os miráis el reverso de vuestra neurosis de niños buenos, veréis un monstruo que tiene caries en los dientes.

tuy -

la publicidad es el lado inteligente de los seductores

yomismoymimecanismo -

Hablando de empresas malas con cara de buenas... ahora el concepto de moda es "responsabilidad corporativa", o "ética corporativa", esto es...

...exploto a las mujeres en mis fábricas de países del tercer mundo pero saco mis catálogos con papel reciclado.

Limpia tu conciencia con Netol.

Y yo siempre llego tarde a los post(re)s.

niñotoxico -

...eres un hombre malvadoooooooooooooo ooooo!!!ok,muchas gracias,t lo cambiare por el puticd,tia

placidayeye -

si quieres esta txina te copia el disco de Kikí, que es una maravilla. La versión de "el futuro" que tienes es la de los 80's, y ahora la ha vuelto a grabar, con otro montón de canciones buenisimas. Además, antes tenía un grupo que se llamaban "las chinas"!!!

niñotoxico -

Por cierto,me acabo de COMPRAR,por solo 7 e,y YA de segunda mano,el recopilatorio "25 años de flor de pasion" en el frudisk de lo viejo,y m h hecho totalmente ,asi de repEnte fan de KIKI D AKI!EL FUTURO!escucharan "las chinas copiadoras d cds"flor d pasion????

niñotoxico -

pues yo soy totalmente consumista,TODO ABSOLUTAMENTE TODO ME LO COMPRARIA!!!!
Como tenia escrito Brenda (antes de ke fuera Brenda)en su taquilla en la peli"escuela de jovenes asesinos"..una gran frase
"COMPRO,LUEGO EXISTO""

placidayeye -

Menudo mundillo!!!
Yo, como Arakis: electromarxista adicta al lujO!!

M -

Hi Res son los putos amos! Además de grandes diseñadores, son grandes músicos (Cliford Gilberto de Ninja Tune, es uno de los componentes de Hi res) y hacen unas instalaciones de miedo (Quien fue al último concierto de los Massive Attack? el fondo con luces LED es de ellos!)

Lo del festival de publicidad, es un poco lamentable en el tema de los premios. Pero yo creo que eso es una característica de los publicistas, directores de arte y diseñatas... Participo en un foro y mola ver como todo el mundo tiene su opinión acerca de como se podría hacer un determinado logo o un anuncio... Siempre es criticable, pero en esta profesión, se critica el doble! tenemos una asignatura que llema "criticología" :)

Y no, los "creadivos" no tienen la culpa de todo, pero les gusta el rollito tanto como al cliente! Son capaces de vender arena en el desierto! :)

placidayeye -

¿tú crees que la publicidad es como es por capricho de los creativos? yo creo que no, que si a los creativos les dejaran hacer lo que les sale, los anuncios serían incomprensibles...
Hombre, lo que se critica aqui más que a los creativos a agencias de publicidad es a los anunciantes, a las empresas que están detrás de esos anuncios y que hacen cosas mu-malas. Que muchos anuncios son pequeñas obras de arte, nadie lo duda... Por eso mismo se conbate con arte, para ponerlo al servicio de la gente y no del capital!!!!
El festival de publicidad de donosti es de lo peor: estuve un año, y aparte de ver a los mas repijos de la uni, no paraba de ver anuncios que ya habia visto en la tele, que caca. La entrega de premios me pareció bochornosa, cada vez que entregaban uno las agencias rivales abucheaban, insultaban...
Lo mejor, la obra gráfica. Pero es un mundo muy snob el de la publicidad, ¿no? Los plumillas somos un poco más costra... ;))))

amidala -

A mi la verdad es que la publicidad me mola. Antes cuando estaba en Alemania, no me perdia el pase del "Rollo de Cannes", como se llama alli, con los anuncios premiados....los más divertidos los japoneses.
También me parto con algún anuncio americano de esos tipo sacamuelas "compre, compre".

Para mi la publicidad en parte es arte, aunque reconozco que utilizan muchos mecanismos subliminares. En el cole ya nos enseñaron en la clase de literatura las bases para analizar un anuncio. Que si estaban en color o no, como se trataba al destinatario, de usted o tu.....el caso es que de ello se me quedó la afición de analizar a veces esos anuncios de la tele. Lo cual no quiere decir que sea inmune a ellos. Por ejemplo, si tuviera la pasta me compraria un golf gti nuevo, porque después de ver el anuncio "para niños que siempre fueron hombres", me he encaprichado de el.....

También hay anuncios que nunca ven la luz, y sólo están hechos para los premios, y anuncios que no salen, porque el que los encargó, aunque no le gusten para su producto, paga para que la idea no sea vendida a la competencia....

Yo de vez en cuando me paso por esta`página www.hi-res.net, son unos publicistas estupendos, os recomiendo las páginas web de películas....ahora hay que tener tiempo, a veces hay que buscar cosas.

M -

Que tía! vas a hacerme sentirme culpable por asistir al último festival de publicidad! :(

Defendiendo un poco el gremio... La culpa la tienen los creativos que van de guays y en realidad no tienen ni idea y mienten por todas las esquinas! jiji!

Y ahora el comentario al post... Yo creo que lo de la publicidad es un poco espiral de vicio. Por un lado están los clientes, que quieren que su producto salga de lo más favorecido en el anuncio, aunque no se lo crean ni ellos y por otro tenemos a los publicistas, que han entrado en un juego de "soy el más ingenioso" bastante peligroso. Reconozco que a mi también me pasa, cuando te toca hablar de un producto, muchas veces tratas de mostrar lo mejor de ti y te olvidas realmente para qué es el producto. La publicidad se ha convertido en pequeñas obras de cine de poco más de 15 segundos y hemos olvidado (creo que nunca lo hemos tenido en cuenta) que el producto hay que venderlo por sus cualidades, no por que a las chicas se le caigan las bragas cuando pasas con tu nuevo coche (perdón por la ordinariez!).

En fin! que voy a darle una vuelta de tuerca a la última web en la que estoy trabajando! :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres